viernes, 12 de junio de 2009

Solo los ricos pueden liar

Pese a las diferencias entre ricos y pobres, todos se sienten igual ante la dependencia de drogas. Pues bien, la crisis ha provocado que los más humildes hayan tenido que recurrir a medios más baratos para superar esa sensación. Y han encontrado en el tabaco de liar una salida airosa. La picadura ha pasado a ser la alternativa para estudiantes, pensionistas, y en definitiva, quienes han tenido que apretarse el cinturón.

El tabaco de liar pasó de 1.050.041 kilos en abril de 2008 a 1.748.663 en la misma fecha de este año. Ahora el gobierno ha decidido aumentar los impuestos de estos productos. La excusa es la de frenar su consumo. Sin embargo, yo diría que lo que se quiere es retribuir dinero. ¿Por qué si no no lo emplean en campañas educativas de divulgación de los males del tabaco?

Esta medida no va a frenar el consumo de tabaco, de hecho promoverá que se comercie con falsificaciones. Y es que las cajetillas que no llevan el sellito salen mucho más económicas. Prohibir y poner dificultades no sirve de nada en estos casos. Cuanto más complicado resulte, más atractivo y exclusivo parece. Si se legalizara el cannabis, por ejemplo, no sería tan consumido. La solución no está en convencer por la fuerza, sino por la forma, con razones.

1 comentario:

Enrique dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.