domingo, 14 de junio de 2009

Votar en blanco

La abstención de las pasadas elecciones al Parlamento Europeo ha sido preocupante, y se debe en su mayoría por la pereza e indiferencia a los partidos. Además, éstos no han hablado casi de Europa sino que se han enzarzado en un debate sobre lo malo del otro partido. Y es que mucha gente no vota a favor, sino en contra. Es decir, que con su voto lo que están haciendo es prevenir que gane el otro partido, por la razón que sea.

Se dice que el voto en blanco es una opción mucho más democrática que abstenerse. La verdad es que lo dudo un poco porque si votas en blanco, estás beneficiando al partido más votado. Y sinceramente, con la corrupción que impera en ellos, no creo que ninguno merezca la pena.

Sí, acabo de decir que ningún partido, a mi juicio, merece la pena. Esto no quiere decir que no haya personas dentro de esos partidos que puedan ser competentes y, sobre todo, decentes. Ahí es donde yo quería llegar, a la reforma más que necesaria de la Ley Electoral. Debe haber cuanto antes listas abiertas, un sistema por el cual puedes votar a la persona que tú escojas, no al que el partido quiera. Del modo en el que estamos, vivimos casi más en una partitocracia que en una democracia.

Otra cuestión distinta es la falta de interés en Europa. Desde que los fondos de cohesión dejaron de ser para nosotros, parece que no importa. Sin embargo, este es un proyecto emocionante, esperemos que volvamos a ilusionarnos con él. El entendimiento entre europeos es factible y podría vencer a la hegemonía estadounidense.

2 comentarios:

Enrique dijo...

Es mejor que si no te gusta los que se presentan no votar porque si nadie va a votar los partidos tendrían que replantearse lo que han hecho en la campaña.
Es una buena idea lo de las listas abiertas, pero no cambiaria nada porque normalmente sólo se conoce a los políticos más influyentes que son los que consegurian al final más votos por parte de los electores.

David dijo...

Sinceramente, creo que votar en blancoi es una opción más democrática que no votar, además más congruente. Los otos en blanco se computan pudiendo obtenerse en mayoría -lo que haría que se convocaran nuevas elecciones con representantes distintos- o dando lugar en el excrutinio a un tanto por ciento lo suficiente llamativo como para que los partidos se replanteasen si lo estás haciendo bien. Que no votes, no les importa. Al no votar, favoreces al más votado, por cierto, ya que estás haciendo que suba su tanto por ciento sobre el total de votos. Un saludo.