martes, 19 de enero de 2010

Sherlock del siglo XXI

Warner Bros Pictures nos trae la última película de Guy Ritchie, ex-marido de Madonna, quien tras haber sido barrido por la marea, se mete de lleno en el cine comercial. Se trata de la última revisión del personaje creado por Arthur Conan Doyle, “Sherlock Holmes”, pero de un estilo visual mucho más pop. La razón es que se inspira en un cómic del siglo XX. Esto hace, también, que Holmes y Watson cambien ligeramente, lo más chocante es su extraordinario dominio del boxeo.

El argumento sigue desarrollándose allí donde la novela, y ha de decirse que la reconstrucción histórica es magnífica. Robert Downey Jr. hace una composición de un detective irónico, menos arrogante y más divertido, en una actuación sin duda camaleónica. Jude hace de perfecto partenaire de Sherlock, y ambos tienen buena química, a pesar de estar los dos sentimentalmente atados. Rachel MacAdams tampoco desentona. La introspección en los personajes principales es honda y bastante estimulante. El guión se luce con diálogos elocuentes.

Uno de los puntos flojos de la película es el malo. Ni me resulta interesante ni convincente en absoluto. Sólo mantiene un único diálogo con Holmes, que me recordó al de Clarice Starling y Hannibal Lecter en “El silencio de los corderos”. Pero, vamos, no le llega ni a la altura de los talones. Hay además guiños a las cintas “Tiempos Modernos” y “Harry Potter y la Cámara Secreta”.

En general, los secundarios son bastantes arquetípicos, y para ejemplo, pues el inspector tonto y corrupto. Bastante estereotípica es de igual forma la estructura narrativa muy en la línea de los productos policíacos, a saber; asesinatos por zonas, organizaciones ocultas seudo religiosas que buscan dominar al mundo, etc.

En el apartado técnico, hay una enorme innovación en el terreno de las escenas de acción, de una forma muy original. En vez de despacharlas sin más, las explica previamente y luego son ejecutadas sin aburrir en ningún caso. Que decir de la banda sonora de Hans Zimmer, una vez más se luce. No obstante, hay un borrón. El montaje es muy “sensacionalista”. La edición ha dejado sólo lo más espectacular, haciendo que a veces pierdas el hilo. Te recomiendo que, si la vas a ver, no dejes de prestar atención ni un instante.

Para todos aquellos amantes del cine de acción con unas gotas de humor y amor, no te la pierdas. Y para el resto, un divertimento para escapar de la tediosa rutina. Y de la Warner. Ejem, ejem,

2 comentarios:

Enrique dijo...

¿Guiños a Harry Potter y la cámara secreta? ¿Dónde?
P.D.: Si no lo hubiera hecho la Warner esta peli sería una mierda.

Miguel dijo...

Hay un pasadizo que es exactamente igual a la guarida del basilisco.