domingo, 16 de enero de 2011

La ductilidad de la voluntad

Antes de nada, me parece de justicia disculparme a todos aquellos que creyeron en mi vuelta a este modesto blog. Seguramente la mayoría lo haría a pies juntillas y todos juntos cabrían en un taxi. Pero el caso es que os fallé. La buena noticia para vosotros es mi presencia, espero que más prolongada en el tiempo.

A mí mismo me asombra el momento elegido para volver a decidirme a escribir en voz alta. Ni más ni menos que cuando voy a empezar un periodo de vorágine, dentro de mis coordenadas. Para algunos los exámenes serán una cuestión baladí, un peldaño seguro en una amplia escalera. En cambio, al autor de esta bitácora le falta pericia para llegar con seguridad al rellano.

Hoy, como sabrán mis seguidores de Twitter, me he levantado de una forma para nada pusilánime. Todo lo contrario, tenía buenas vibraciones y ganas, como suele decirse, de comerme el mundo, lo cual no es muy recomendable si estás a dieta, que no es mi caso. Después, en un momento dado, me he preguntado la cuestión germen de este artículo que estás leyendo. El quid de la cuestión ha sido la voluntad. No sé si os pasará pero a mí me va pareciendo, con el tiempo, que los días, en general, dependen no de cómo nos los montamos sino, por así decirlo, de cómo te pillan.

Así pues, la definición de la RAE que más me gusta para voluntad es “Gana o deseo de hacer algo.” Es, por supuesto, la más ambigua. Ni siquiera los académicos han sabido extraer su esencia completa. Será que tiene un punto inefable, aunque todos sepamos a lo que nos referimos al decir que nos falta voluntad. Ojalá estuviera siempre ahí.

Para cuando acabe 2011 me gustaría poder decir que he cultivado la voluntad de mantener el pie este blog. Con no pretender ser pomposo, me he quedado corto. En realidad, sería un gustazo poder proclamar a los cuatro vientos que nuestros gobiernos han tenido la voluntad férrea de terminar tanto con la pobreza como con el cambio climático, entre otras cuestiones. Pero eso ya es otra historia.

1 comentario:

edu6996 dijo...

Ya era hora, vaya tela.